lunes, 29 de diciembre de 2008

HIPOTIROIDISMO EN NIÑOS

HIPOTIROIDISMO
Una clasificación conveniente es la siguiente:

1° CONGENITO
a) Ausencia completa de la glándula tiroides.
b) Tiroides ectópico (lingual).
c) Defectos enzimáticos en la síntesis hormonal (transporte de yodo, defecto de unión, secreción anormal de yodo-proteinas).
d) Deficiencias de TSH.

2° ADQUIRIDO
a) Autoinmune (Tiroiditis de Hashimoto o tiroiditis linfocítica crónica).
b) Inducidores de coto (deficiencia o exceso de yodo, cobalto, PAS.
c) Extirpación quirúrgica de la tiroides.
d) Procesos inflamatorios (Tiroiditis supurativa).
e) Hipopituitarismo.

Sus manifestaciones clínicas, dependen de la severidad y de la edad del comienzo. El cuadro clínico es distinto en infantes y jóvenes aunque muchos riesgos y síntomas están presentes en ambas condiciones.

Ausencia completa de la tiroides es la causa más común del Hipotroidismo infantil. Al nacimiento los niños aparecen perfectamente normales, pero después de unas pocas semanas se comienza a manifestar principalmente por: Letargia, constipación, problemas de alimentación, falla para crecer, problemas respiratorios frecuentes, obstrucción nasal, piel pálida, gruesa y seca con un tinte amarillento; lengua grande, fontanela ancha. Nariz ancha y aplanada en la base, edema alrededor de los ojos, abdomen protuberante con hernia umbilical, algunos casos incluso presentan ictericia prolongada.

En el Hipotiroidismo juvenil las manifestaciones clínicas son menos pronunciadas. Falla de crecimiento es un hallazgo constante. Si la enfermedad comienza a temprana edad habrán proporciones del cuerpo de tipo infantil tales como piernas cortas, el cuerpo es grueso. La salida de los dientes permanentes es demorada. Así como la maduración sexual. Constipación es una queja frecuente. Si el Hipotiroidipmo comienza después de los dos años no hay daño a la inteligencia.

Las causas más comunes de Hipotiroidismo juvenil son: Tiroiditis linfocítica crónica (CLT) y tejido tiroidiano ectópico (sublingual), en la primera un coto es generalmente visible y en el segundo no se palpa la tiroides en el cuello.

Se debe ser muy cuidadoso en el diagnóstico de Hipotiroidismo infantil, pues varias entidades pueden confundirse con Hipotiroidismo: Síndrome de Hurler, Síndrome de Hunter, condrodisplasia, aconroplasia, enfermedades cardíacas congénitas Niños con hipotiroidismo juvenil pueden ser tratados durante años con suplemento de hierro debido a un color pálido de la piel o incluso con laxantes debido a constipación crónica.

DIAGNOSTICO:

Es muy importante recordar que en el Hipotiroidismo infantil el pronóstico mental depende de la precocidad del diagnóstico y la iniciación del tratamiento.

En el Hipotiroidismo primario T4 y T3 están bajos y la concentración de TSH en el plasma es alta. En el Hipotiroidismo secundario (Deficiencia de TSH), a pesar de baja concentración de T4 y T3, TSH es bajo también. Entonces la prueba de la estimulación con TRH diferenciará las deficiencias hipotalámica y pituitaria como causas del hipotiroidismo. TSH aumenta en la deficiencia hipotalámica y no se modifica en la deficiencia pituitaria. Hallazgos radiológicos en el Hipotiroidismo incluyen: Retardo en la edad ósea, la que es constante pero no específica de hipotiroidismo. También se encuentra disgenesia epifiseal.

Otros exámenes, tales como los anticuerpos tiroidianos en el suero (TAB), la captación de yodo radioactivo asociado con la prueba de la descarga con perclaroto y el Scan de la tiroides son ayudas muy importantes para definir la etiología del hipotiroidismo. Se debe recordar que los niveles de colesterol generalmente no se encuentran elevados en pacientes menores de dos anos.

TRATAMIENTO:

Independientemente de la etiología el tratamiento consiste fundamentalmente en la administración de tiroides disecado o tiroxina.

(65 miligramos de tiroides disecado equivalen a 100 microgramos de tiroxina). La dosis diaria promedio es de:

0 a 1 año: 65 miligramos diarios

1 a 5 años: 100 miligramos diarios

6 a 12 años: 120 miligramos diarios

Mayores de 12 años: 120 a 180 miligramos diarios

En el hipotiroidismo infantil o juvenil severo, el tratamiento debe iniciarse con sumo cuidado a fin de evitar falla cardíaca o insuficiencia drenal, comenzando con unos 15 miligramos diarios aumentando semanalmente 15 miligramos hasta obtener la dosis deseada.

El éxito del tratamiento debe controlarse mediante la evaluación clínica del paciente, el crecimiento lineal, la maduración de la edad ósea, y los exámenes de laboratorio T4 y T3.

El pronóstico depende como antes se dijo del diagnóstico precoz y del tratamiento adecuado a fin de prevenir las secuelas mentales y neurológicas del hipotiroidismo infantil.

Sin embargo algunos pacientes con hipotiroidismo severo en útero no podrán ser salvados completamente a pesar del tratamiento temprano.

El pronóstico mental para aquellos mayores de tres años con hipotiroidismo adquirido es bueno.
AVISO: El contenido de este sitio es sólo para fines informativos y NO es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulte a su médico con cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica. Nunca desatienda los consejos de su médico profesional ni retrase su tratamiento recomendado debido a algo que usted haya leído en internet.

Seguidores